Estado actual de los emuladores de las principales videoconsolas (cuidado con las estafas)

¡¡Hola LoCuel@s!!

Para añadir información a nuestra LoCoWeb, pensé en currarme un poco una entrada relacionada con emuladores de videoconsolas de Sony. Me puse con el buscadísimo emulador de PS3. ¡Joer! Jugar al God of War3, al Gran Turismo 6; se me hacía la boca agua. Tras sortear infinidad de instaladores de Adware asqueroso y mierdas varias, he llegado a la conclusión que, a fecha del 6 de abril de 2014, sólo hay un emulador fiable, el RPCS3. El resto de los pseudo-emuladores para PS3 son un compendio de patrañas para que te instales Adware inservible, que satura la memoria RAM de los modestos ordenadores  que tenemos,  y lo peor de todo, si no tienes dos dedos de frente, te consigan timar y sacar unos eurillos, para que después te encuentres que no puedes jugar a tu amado «God of War 3″. Y diréis,» ¡Pero si he visto vídeos que se «demuestra» que el emulador tralarí-tralará!«. Sí, ¡que lo he visto yo con estos ojitos míos que la naturaleza me a dado!» Naaaaaa chavalotes. ¿Sabéis que existen capturadoras de video con las que puedes guardar las imágenes que van desde una PS3 a tu TV del salón? Pues con eso lo graban, y después lo hacen pasar como que lo ejecutan desde el emuladorcillo de pacotilla. ¡¡¡CUIDADO!!!

La forma de trabajar de estos timadores es poniéndotelo muy fácil para descargarte el supuesto emulador. A veces, para ello te piden que le des al «me gusta» de su página de facebook, o el «+1» de Google+ y así poder bajarte el instalador del programa, o te piden clave para desempaquetar el archivo «rar» y para ello acceder a una página web, ¡¡uff!! mal rollo. Tras conseguir bajártelo, aquí empieza el primer problema para incautos: El instalador te pide autorización para instalar un montón de programas mierdas que no valen para mucho y , si eres de esos que le das a todo «aceptar» o «que si, que me instales donde quieras el programa» sin mirar la letra pequeña, pues la lias parda. Tras esto, instalas el programita.

Después llega el segundo escoyo: Por unos supuestos problemas legales (???, ¡pero si ya de por sí el emulador me parece algo de dudosa legalidad, o, por lo menos, el bajarte un juego de PS3 es ya de por sí contrario a la Ley Sinde Española!, no sé no sé….) no han podido adjuntar al instalador del «flamante» emulador de PS3 los archivos que emulan la BIOS de la videoconsola, y que te lo tienes que descargar aparte, por lo que te piden que accedas a ooooootra página web, y ¡¡¡¡tacháááannnn!!! aquí ya te piden pasta o «plata» para acceder a los archivos BIOS.

 

CONCLUSIóN: Sólo me fiaría del RPCS3 y, ojo, descargado desde su página web oficial https://github.com/DHrpcs3/rpcs3. Que decir tiene que todavía queda muuucho tiempo para poder jugar al GoW3 o al GT6. Este esperanzador emulador RPCS3 sólo ha podido conseguir ejecutar pocos juegos comerciales, y con muchos errores, y nos queda mucho por poder jugar al lado de Kratos o pilotar un Bugatti Veyron

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.