AMD A10-7850K vs. iRacing

Camino del mes es el que lleva el nuevo procesador de AMD con gráfica integrada, el A10-7850K. No nos vamos a entretener describiendo sus intrínsecos, ya que para ello llegamos tarde. Tan solo recordar que cuenta con 4 núcleos a 3,7 Ghz y gráfica interna AMD/ATI R7. Lo que veremos es qué tal se desenlvuelve con el simulador iRacing.

En este tiempo, se ha oído hablar mucho de la APU de AMD. La mayoría de los comentarios la tachan de decepcionante, pero lo cierto es que AMD ha conseguido lo que hasta ahora no se había conseguido: un microprocesador completo y satisfactorio, tanto en labores ofimáticas como para juegos.

Además, hay que recordar que, para bien y para mal, aun no cuenta con los drivers definitivos, lo cual hace que elegir este microprocesador se convierta en una apuesta cuanto menos excitante.

Dicha opinión, subjetiva, como todas las opiniones, no está fundamentada en el análisis que a continuación vamos a detallar, sino el conjunto de todos los análisis de los distintos juegos que os iremos mostrando.

iRacing comienza su andadura en el 2003, una eternidad tecnológicamente hablando, y ha ido evolucionando y aprovechando el tiempo hasta llegar a lo que hoy es. No es un juego, es un simulador. Uno de los mejores simuladores de conducción que hay actualmente para PC, que mantiene su calidad años tras años, en parte gracias a su coste, quizás un poco elevado. Su utilización va ligada a una suscripción temporal. ¿Qué quiere eso decir? Que mientras pagas, puedes usarlo (al igual que juegos como World of Warcraft).

Si nos fijamos en sus requerimientos mínimos, no puede considerarse especialmente exigente, ya que con un procesador de doble núcleo, 2 GB de RAM y una NVidia 7800 o Ati X1800 puede correr. Pero una cosa es correr, y otra disfrutar.

El equipo que hemos usado ha contado con el nuevo microprocesador AMD A10-7850K sin overclock, y 8 Gb de memorias DDR3 2400 (importante la elección de la memoria para este micro), montada en una placa base Asrock FM2A88M Extrem4+, disco duro de 500Gb y una fuente genérica de 450w. Y ya está. Ni unidad óptica, ni gráfica pci.

Comenzamos

El escenario elegido para las pruebas ha sido el circuito de Laguna Seca. Desde la salida de boxes hasta una vez transcurridos 3 minutos, se han ido capturado los FPS para cada una de las distintas configuraciones de niveles gráficos preestablecidas (clases 1 a 6, de más a menos exigentes). Las pruebas se hicieron completamente “in-game”, y es por eso que las tendencias no son completamente paralelas. No se trata de una reproducción una y otra vez de una carrera guardada y vuelta a reproducir en cada uno de los detalles. Cada prueba ha sido vivida. La experiencia ha sido tan buena que solo hemos realizado pruebas en Full HD 1920×1080.

Las distintas calidades gráficas pueden observarse en cada una de sus respectivas capturas:

Los Resultados

Como se puede apreciar, en los únicos casos donde se puede presentar debate son en los correspondientes a las dos clases de máxima calidad gráfica preestablecidas. Valores medios superiores a 40 fps, mínimos de 38 fps, hacen que se pueda disfrutar de la experiencia de simulación en alta calidad. Adicionalmente se realizó una séptima prueba activando los reflejos en los espejos, obteniendo una bajada de frames que aun así se mantienen por encima de 30, continuando con una sensación suficiente para la conducción.

El tope de frames se alcanza con el nivel de detalle de clase 3, una vez que los detalles gráficos se sitúan como bajos. Este tope está limitado por el propio programa (Limit AC:83).

Como una cosa es decirlo y otra verlo, realizamos una captura de la vuelta dada con la clase 1 para que podáis juzgar por vosotros mismos. (PD: no seáis crueles con mi forma de conducir. No llego ni a la categoría de Rookie).

No nos quedamos tranquilos realizando únicamente estas pruebas, decidimos ir un poco más allá.

¿Y ahora? 3 Monitores

Alguno de vosotros ya lo habréis intuido observando los títulos de los gráficos.

Pensábamos que este microprocesador era capaz de dar algo más, y aprovechando la oportunidad que nos da Asrock con su placa base, hicimos una prueba con tres monitores, conectados a los 3 puertos: VGA, DVI y HDMI.

La resolución elegida también fue la máxima permitida: 1920×1080 = 5760×1080

En primer lugar realizamos pruebas activando el renderizado independiente de cada uno de los monitores, obteniendo así una imagen menos estirada, y una sensación óptica un poco más agradable. Hay que tener en cuenta que la activación del renderizado independiente consume más recursos y por lo tanto los fps serán menores.

Resultados con 3 monitores

En esta ocasión ya tenemos que pensar en sacrificar algo. En las dos clases más exigentes, la media alcanzada rondan los 20 fps, lo cual no cumple para una experiencia satisfactoria en un simulador de conducción. Sin embargo, a partir de la clase 3 la sensación cambia radicalmente para bien, disfrutando de una correcta conducción.

¿Y si quitamos el Renderizado independiente?

Pues como veréis, en las clases más exigentes la variación es prácticamente nula. Sin embargo, a partir de la clase 3 obtenemos en torno a un 10% de mejora.

Aquí podéis ver una grabación externa de cómo se ven esos 3 monitores con una clase 3 de nivel gráfico.

Conclusión

Pero entonces, vale este micropresador por sí solo para pilotar en iRacing decentemente? La respuesta es, ROTUNDAMENTE SÍ. No hay que olvidar que aun estamos probando con los drivers de AMD en su versión Beta, y creemos que una vez lanzados los definitivos habrá algo de mejora, aunque quizás, en caso de iRacing no sean muy sustanciales, ya que irán encaminadas a la tecnología Mantle, cosa que iRacing no necesita.

Para la utilización de 3 monitores, y si aceptamos la calidad que nos ofrecen los ajustes de la clase 3, incluso ajustando manualmente algunos de los niveles gráficos a mitad de camino de la clase 2 y 3, seguirá siendo un procesador bastante digno. Si en cambio no podemos prescindir de la calidad que ofrece la clase 1, seguirá siendo aconsejable la utilización de una gráfica externa. En este caso, si utilizamos una gráfica compatible con crossfire de la APU (R7 240 o 250) podríamos obtener los resultados deseados.

Un apunte más, y es que no hemos hablado aun nada de un pequeño gran detalle: la letra “K” al final del nombre de esta APU. La “K” que hace libre a este procesador y que nos permite darle unas vueltas más de tuerca. Eso sí, invirtiendo un poco más en un disipador, ya que siguen siendo la eficiencia de los disipadores de serie muy justitos, además de ruidosos. ¿Cuándo nos dará AMD la opción de ahorrarnos unos eurillos a costa de poder elegir si queremos o no disipador? Pero esa, ya es otra historia.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.